martes, 9 de marzo de 2010

La Predestinación

Predestinación

Este tema es una materia olvidada en muchas iglesias actualmente, debido en su gran mayoría a la segura controversia que causa el tocarlo. Hoy es día que sigue habiendo controversia en cuanto al tema debido a las diversas interpretaciones de la Palabra que muchos grupos cristianos tienen.

Podrá surgir la pregunta, ¿y donde está el Espíritu Santo en este tema?, ya que cada quien al respecto cree tener la verdad. La respuesta es fácil. La predestinación es un tema importante, mas no es necesario para la salvación, así como lo es el arrepentimiento, el nuevo nacimiento, etc.

Existen dos grandes corrientes que ofrecen su punto de vista: El Arminianismo y el Calvinismo, aunque cabe destacar no son los únicos.

Con este post no pretendo establecer mi verdad, porque solo Cristo es la verdad, y Él está expresado en Su Palabra. Es lo que la Palabra de Dios y su Espíritu me ha revelado a mí.

A grandes rasgos, la diferencia entre ambas teologías es la siguiente, y lo expreso en cinco puntos:

  1. El Calvinismo sostiene una total depravación del hombre, mientras que el Arminianismo dice que la depravación es parcial. La depravación total asegura que cada aspecto de la humanidad está contaminado por el pecado, por lo que los seres humanos son incapaces de venir a Dios por su propia voluntad. La depravación parcial dice que cada aspecto de la humanidad está contaminado por el pecado, pero no al extremo de que sea incapaz de colocar su fe en Dios por su propia voluntad.
  2. El Calvinismo se adhiere a una elección incondicional, mientras que el Arminianismo dice que la elección es condicional. La elección incondicional sostiene que Dios elige individuos para salvarlos basado enteramente en Su soberana voluntad, no en alguna otra cosa inherente en el individuo. La elección condicional dice que Dios elige a los individuos para la salvación, basado en Su pre-conocimiento de quién será un creyente en Cristo para salvación.
  3. El Calvinismo sostiene que la expiación es limitada, mientras que el Arminianismo dice que la expiación es ilimitada. Este es el más controversial de los cinco puntos. La redención limitada es la creencia de que Jesús solo murió por los elegidos. La redención ilimitada es la creencia de que Jesús murió por todos, pero que Su muerte no tiene efecto hasta que la persona cree.
  4. El Calvinismo se adhiere a una gracia irresistible, mientras el Arminianismo se adhiere a una gracia resistible. La gracia irresistible sostiene que cuando Dios llama a una persona a la salvación, esta persona inevitablemente llegará a la salvación. La gracia resistible sostiene que Dios llama a todos a la salvación, pero que mucha gente resiste y rechaza este llamado.
  5. El Calvinismo cree en la perseverancia de los santos, mientras que el Arminianismo sostiene que la salvación está condicionada. La perseverancia de los santos se refiere al concepto de que una persona que ha sido elegida por Dios, perseverará en la fe y nunca negará a Cristo o se apartará de Él. La salvación condicional es la opinión de que un creyente en Cristo puede, de su libre albedrío, alejarse de Cristo y por lo tanto, perder la salvación.


El pre-Conocimiento de Dios

Dios antes de todas las cosas, antes de crear todo lo que maravillosamente creó, sabia de cada ser humano, que haría, que no haría. Sabía de antemano quien seria salvo y quien sería condenado.

Para muestra esta la Palabra de Dios que dice lo siguiente:

Rom 8:29-31

(29) Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

(30) Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.

(31) ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

(Jer 1:5) Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.

Psa 139:1-4

(1) Oh Jehová, tú me has examinado y conocido.

(2) Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme;

Has entendido desde lejos mis pensamientos.

(3) Has escudriñado mi andar y mi reposo,

Y todos mis caminos te son conocidos.

(4) Pues aún no está la palabra en mi lengua,

Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda.

Dios ya sabía quien se iba a salvar y quien se iba a perder por negar a Cristo, esto, desde antes de la creación.


Calvinismo, Arminianismo y demás…

El Calvinismo expresa que la predestinación implica que Dios eligió en su Soberanía quien seria salvo y quien seria condenado. Claro que Dios puede hacer lo que mejor le plazca, dado que Él es Dios Soberano, pero algo que también es cierto es que Dios nunca miente y no se contradice, como tampoco lo hacen sus atributos. La soberanía de Dios nunca altercará con su Justicia e imparcialidad. Claro que si alguien llega al infierno nunca podrá contender con Dios por su condenación, porque el hombre está corrompido y merece la perdición. Solo el sacrificio de Cristo y Su gracia puede redimir al hombre.

El Arminianismo habla de que Dios predestina al hombre en base a Su pre-conocimiento de las cosas y personas, sabiendo de antemano quien aceptará a Jesucristo y quien le rechazará. Esto es lo mas acercado a lo que yo creo, sin ser partidario de dicha teología, la cual a su vez, por si misma esta plagada de herejías tan graves como el que la salvación se pierde, dado que se exalta al hombre hablando de cierta permisividad de Dios. Esta teología exalta la responsabilidad del hombre antes que la Soberanía de Dios.

El calvinismo minimiza la responsabilidad del hombre, ya que habla de que el mismo esta predestinado para salvación o para perdición y que nada puede hacer. Esto es erróneo.

El Arminianismo habla de que el hombre tiene un papel fundamental en el proceso de salvación, lo cual también es erróneo. Habla de que depende del hombre la salvación, así como mantenerla, y que las buenas obras hacen la diferencia. Esto es una herejía.

Tanto aceptar la Soberanía de Dios como la responsabilidad del hombre es válido, pero el negar la primera es un Arminianismo antibíblico, como negar lo segundo es un híper Calvinismo, lo cual también es antibíblico.


Conclusión

Según la Biblia, Dios predestinó al hombre para que aquellos que el previamente había conocido que sabía aceptarían el bellísimo sacrificio de Cristo y se arrepintieran fueran hechos a Su imagen (Romanos 8:29). Ese es el nuevo nacimiento.

Dios no predestinó a nadie a la perdición, ya que si bien Él puede hacerlo porque es Soberano, ello eliminaría las responsabilidades del hombre en sus decisiones. Dios no es responsable por cada asesino que presiona el gatillo de una pistola. Cada quien sabe lo que hace y es responsable por ello.

Dios no creó hijos a la fuerza predestinándolos a la salvación haciendo robots pre programados. Dios quiere hijos que sean esclavos por amor, hijos entregados por su propia voluntad.

La Fe es de Dios, y por la Fe somos salvos:

Rom 10:16-17

(16) Mas no todos obedecieron al evangelio; pues Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?

(17) Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

(Efe 2:8) Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;

Dios es quien nos busca, ya que nosotros solos somos incapaces de buscarle, Dios por gracia se acerca a nosotros, pero Él nos ha dado la capacidad de elegir, ya que Dios es Soberano sí, pero no nos excusa de nuestras responsabilidades.

A fin de cuentas, creo que ambas teologías (Arminianismo y Calvinismo) fallan al intentar explicar lo inexplicable. Los seres humanos somos incapaces de abarcar un tema tan difícil de digerir como este. Sí, Dios es Soberano y Omnisciente. Si, los seres humanos podemos ser llamados a hacer una genuina decisión de poner nuestra fe en Cristo para salvación. Estos dos factores parecen contradictorios, pero en la mente de Dios, ambos tienen perfecto sentido.

Esto es lo que creo.


Anexo algunos audios que pueden ser de edificacion:



Saludos y Bendiciones.

5 comentarios:

Eduardo Flores dijo...

Fernando,

Lastimosamente la representación que haces del calvinismo es incorrecta y demuestra que te hace falta instruirte un poco más al respecto.

El calvinismo exalta la soberanía de Dios sobre todas las cosas, inclusive en la esfera de la salvación (Jonas 2: 9;Ezequiel 36: 22-32; Ezequiel 37; Jeremías 31: 31-34; Juan 3, etc).

Sin embargo el calvinismo es compatibilista, es decir, creemos que esa soberanía divina no quita mérito a la responsabilidad humana. Todos los hombres están ordenados a arrepentirse (Hechos 17).

El otro error que te hace ser "arminiano" es el creer, erroneamente, que el hombre está predestinado para condenación. El calvinismo no afirma esto. Debido a la revelación bíblica el calvinismo afirma que los hombres no requieren ser predestinados para condenación, pues ellos van gustosamente para el infierno. Los hombres naturlaes odian a Dios (Juan 3: 19-20), son sus enemigos (Romanos 5: 10), y no pueden ni quieren someterse a Su Ley (Romanos 8: 7-8). Dios no necesita hacer nada para enviar a los hombres al infierno, pues ellos van felizmente para allá. El hombre natural prefiere el infierno que someterse a Dios.

Tampoco enseña el calvisnismo sobre robots, como tipicamente argumentan los arminianistas en su ignorancia de la doctrina reformada. Los hombres, afirmamos los calvinistas, son libres para hacer lo que su naturaleza les dicte hacer. Ahora, cual es la naturaleza del hombre natural según la Biblia? NO es un esclavo del pecado? (ver Juan 3: 19-20 y Romanos 8: 7-8).

Entonces, lastimosamente no has comprendido bien la doctrina reformada y te insto a que la estudies con mayor profundidad para que no acuses por ignorancia a los calvinistas.

Puedes encontrar muchos libros reformados que hablan de las doctrinas de la gracia. Te recomiendo el libro de James Boice o el de Boettner el cual puedes encontrar en www.iglesiareformada.com. Lee estos libros y podrás entender lo que creemos los calvinistas verdaderamente.

Un saludo.

Eduardo

Fernando del Campo dijo...

Que tal Eduardo.

Gracias por contestar.

Cometes un grave error al llamarme "arminiano" solo por no compartir lo que tu crees.

Lo que expuse no lo acabo de inventar, me documenté, pero tienes razon, me falta estudiar mucho.

Solo presta un poco de atencion donde hablé del HiperCalvinismo por favor para que entiendas un poco mejor lo que comenté.

Dios te bendiga!!!

Anónimo dijo...

FERNANDO DEL CAMPO, HICISTE UN MUY BUEN TRABAJO, CON VERSÍCULOS DE LA PALABRA DE DIOS QUE MUESTRAN EL PREVIO CONOCIMIENTO DE DIOS DE LA VOLUNTAD DEL HOMBRE

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón: la única verdad es Cristo.
Qué dificultoso es para el hombre llegar a comprender que no debe poner carne por su brazo, y que no debe apoyarse en su propia prudencia.

Infelizmente calvinistas y arminianos nunca serán doctrinas compañeras, ya que postulan cosas totalmente diferentes.

Pero en esta búsqueda de qué es la verdad, agradezcamos a Dios que hay uno que dijo que Él es la verdad, que Él es el camino, que Él es la vida. Y demos gracias también a que Dios permitió el interesante pasaje de 1 Corintios 1:11-13.

Que Dios te bendiga y muchas gracias por este interesante artículo :)

Gabriela.

Darel Arte dijo...

Saludos cordiales.

mi comentario será breve, yo creo que Dios elige no por su preciencia, ni mucho menos por elección incondicional, Dios elige simple y sencillamente al que cree. al hombre que permite que la palabra(Cristo) de Dios le de vida al oir el evangelio. sin complicación, a favor del calvinismo lo único en lo que estoy de acuerdo con este grupo religioso, es decir que la salvación es completamente de Dios, ¡Si! pero la perfección de su gracia esta en la persona de Cristo, y el hombre lo único que debe hacer, es aceptar esta regalo de Dios. lo que lleva a las personas a la perdición eterna, es precisamnete resistir a la Gracia de Dios en Cristo.

"¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, AGRADÓ A DIOS SALVAR A LOS CREYENTES por la locura de la predicación.

¡te felicito! hiciste un buen trabajo, que el Espíritu de Dios siga guiándote y fortaleciendote en Gracia.